Hantavirus

El Síndrome Pulmonar por Hantavirus es una enfermedad infecciosa aguda, habitualmente grave, que puede ser mortal. Sus síntomas iniciales son similares a los de una gripe y pueden presentarse hasta 45 días posteriores al contagio. Estos son: escalofríos, dolor de cabeza, fuertes dolores osteo musculares y síntomas gastrointestinales (náuseas, vómitos y dolor abdominal). La fiebre, superior a 38.3ºC, se acompaña por dificultad respiratoria severa que obliga a oxigenación suplementaria dentro de las primeras 72 horas de hospitalización. Al acudir el enfermo a un establecimiento de salud, debe mencionar si estuvo expuesto a roedores y de confirmarse el contagio, se debe informar al Servicio de Salud correspondiente, donde se llevarán a cabo las acciones tendientes a proteger a sus contactos más cercanos y al resto de la comunidad, así como a desinfectar la vivienda o edificio involucrado. La enfermedad ser transmite por:

  • Respirar pequeñas gotas frescas o secas, o aire contaminado por saliva, orina o excrementos de un ratón infectado.
  • Ingerir alimentos o agua contaminados con orina, heces o saliva de estos roedores.
  • Tener contacto directo con excrementos o secreciones de ratones infectados (por ejemplo, tocar ratones vivos o muertos con las manos descubiertas; contacto directo de heridas con ratones o su orina, saliva o heces).
  • Tocar cualquier objeto donde haya sido depositado el virus (herramientas, utensilios, muebles, ropa) y luego acercar la mano a la nariz, ojos o boca.
  • Ser mordido por un ratón infectado.

No existe evidencia de transmisión del virus por insectos, animales domésticos o ganado. En Argentina se ha informado de un caso de posible transmisión de persona a persona, aunque se desconoce el mecanismo de esta transmisión. La infección por vía respiratoria ocurre en lugares cerrados y con presencia reciente de ratones, por lo que la transmisión es poco frecuente en lugares abiertos, expuestos al viento y al sol. El virus no resiste la luz solar, detergentes y desinfectantes como el cloro, entre otros.

Prevención: Si vive, trabaja o está de vacaciones en una zona donde hay roedores:

 No ingrese en habitaciones o recintos que hayan permanecido cerrados por algún tiempo, sin antes haber ventilado durante 30 minutos. Realice esta operación con doble mascarilla o pañuelos.

  • Si detecta presencia de roedores vivos o muertos, rocíe el ambiente y las superficies, especialmente las excretas y orina de ratón, con una solución de agua con cloro.

  • Coloque trampas de resorte, con cebo (avena machacada).

  • Elimine todos los elementos que permitan la anidación, reproducción y alimentación de ratones (como cartones, papel, ropas en desuso, maderas acumuladas, basura, etc.)

  • Antes de tomar un ratón muerto, protéjase las manos con guantes de goma. Rocíe a los ratones con abundante agua con cloro, envuélvalos en bolsas plásticas dobles y entiérrelos a 50 cms. de profundidad y lejos de la casa o incinérelos.

  • Antes de sacarse los guantes, lávelos bien con agua con cloro y detergente.

  • Mantenga las malezas y pastizales cortados a ras de suelo y despejado de desechos y escombros en un radio de 30 metros alrededor de la vivienda.

  • Selle con planchas de lata, clavadas y pegadas con cemento u otro material firme, las aberturas que tengan un diámetro igual o mayor a medio centímetro en escuelas, viviendas, galpones y bodegas.

  • Mantenga la higiene en su cocina y lave los utensilios inmediatamente después de ser usados.

  • Guarde los alimentos en recipientes cerrados y no deje restos de comida sobre mesas, muebles, piso, etc.

  • Guarde la basura en recipientes con tapa. Si no hay recolección de basura, entiérrela rápidamente a 50 cm. de profundidad y a 50 metros o más de la vivienda o carpa.

  • Mantenga protegidas y tapadas las fuentes de abastecimiento de agua.

  • Mantenga la letrina o fosa séptica en buenas condiciones de higiene.

  • Ventile por 30 minutos las bodegas y leñeras de la casa antes de ingresar.

  • Proteja a los depredadores naturales de ratones, como lechuzas, búhos, zorros, gato montés y culebras y no los elimine.

  • Evite acampar en lugares donde se advierta presencia de roedores y/o esté próximo a desperdicios, pilas de madera o pastizales.

  • Use carpas con piso; de lo contrario, no duerma a ras de suelo.

  • Beba solo agua potable, embotellada o hervida.

 Si presenta síntomas de gripe fuerte y repentina: busque atención médica, evite auto medicarse e informe que ha estado en contacto con roedores o en lugares de riesgo.